Mata-Hari innocente ! PDF

Este artículo tiene referencias, pero necesita más para complementar su mata-Hari innocente ! PDF. Puedes colaborar agregando referencias a fuentes fiables como se indica aquí. El material sin fuentes fiables podría ser cuestionado y eliminado.


En cette aube du 15 octobre 1917, le brouillard qui flotte sur Vincennes tarde à se dissiper. Le peloton d’exécution s’avance. «En joue !» Un jeune officier au teint pâle lève son sabre. Lorsqu’il l’abaisse, onze coups de feu éclatent. Condamnée à mort pour intelligence avec l’ennemi, la plus célèbre «espionne» de la Grande Guerre s’écroule. Il est 6 h 12.

Espionne ? Mata Hari ne l’a jamais été. Les pièces auxquelles l’auteur a eu accès, jusqu’alors classées «confidentiel défense», démontrent que le dossier fut délibérément falsifié à des fins «patriotiques». Mata Hari fut une victime expiatoire. Elle fut aussi la victime d’une morale bourgeoise qui condamnait la liberté des femmes…

Car, libre, Mata Hari le fut. Après son divorce d’un officier de l’armée coloniale qu’elle accompagna aux Indes néerlandaises, elle devint danseuse orientale, puis courtisane, sillonnant les villes d’Europe, multipliant protecteurs et amants. Trop, sans doute…

Russell Warren Howe livre enfin la vérité sur cette femme au destin tourmenté et mystérieux. Les documents exceptionnels reproduits dans cet ouvrage permettent pour la première fois de reconstituer les derniers mois d’une innocente.

Né en Angleterre, Russell Warren Howe a étudié l’histoire française à la Sorbonne. Journaliste, il a été le correspondant pour l’agence Reuters, The Sunday Times et The Washington Post, et le président de l’Association des journalistes politiques américains. Auteur de quelque vingt essais et biographies, il se consacre aujourd’hui entièrement à l’écriture. Le général André Bach, qui signe la préface de cette biographie, est l’ancien directeur du Service historique de l’armée de terre. Il a, entre autres, publié Fusillés pour l’exemple – 1914-1915 (Tallandier, 2003).

Este aviso fue puesto el 11 de junio de 2017. Mata Hari en Ámsterdam en 1915. Con las danzas brahmánicas y orientales triunfó en Europa. Fue la hija mayor y tuvo tres hermanos varones. Su hija adolescente, que comenzaba a destacar por su belleza, se fue a vivir con su padrino.

Su hijo Norman-John y su marido Rudolf. 20 años mayor que solicitaba esposa. Tras mantener una breve comunicación por correspondencia, se casaron en Ámsterdam el 11 de julio de 1895, cuando ella estaba a punto de cumplir 19 años. De vuelta en Europa, la pareja se separó legalmente en Países Bajos el 30 de agosto de 1902, y en 1906 se llevó a cabo el juicio sobre el divorcio y a pesar de tener inicialmente la custodia de su hija, su marido la apartó de ella, según declaró, debido a su libertina vida en la isla. A finales de 1904 volvió a París, armada de valor y amparada en sus conocimientos orientales.

La literatura romántica de evasión de finales del siglo XIX había popularizado una imagen difusa y añorada de la cultura oriental. Amparada por el mito que había creado, tuvo romances secretos con numerosos funcionarios militares e incluso políticos de alto nivel, y, en general, con la alta sociedad. Para 1910, habían surgido muchas imitadoras, y aunque su fama y la de sus espectáculos crecía, ya iba perdiendo sus encantos físicos, ya no era tan joven y había ganado peso, por lo que tuvo que ejercer con más frecuencia de cortesana para seguir manteniendo el mismo nivel de vida. Por aquella época, intentó recuperar a su hija que vivía con su padre, pero resultó imposible.

Mandó a su ama de llaves, que volvió con las manos vacías tras varias horas de espera a la puerta del colegio donde estudiaba, ya que aquel día su padre fue a recogerla y llevarla lejos. Nunca logró recuperar a su hija. En 1914 estalló la Primera Guerra Mundial, y la conmoción envolvió a Europa. En ese año se encontraba actuando en Berlín, donde tenía como amante al jefe de la policía local, quien la contactó con un hombre clave: Eugen Kraemer, cónsul alemán en Ámsterdam y jefe de la inteligencia alemana. Al año siguiente volvió a Holanda, pero el tren de vida al cual se había acostumbrado la fue hundiendo. En medio de la crisis, y viéndose mayor para continuar con su trabajo de bailarina, se retiró de los escenarios y aceptó que Kraemer pagara sus deudas a cambio de información. Así adquirió su tercera identidad: la del agente H-21, mano derecha de las fuerzas prusianas.

De vuelta a París conoció al capitán Georges Ladoux, oficial del contraespionaje francés. Si bien el militar no le tenía mucha confianza, la utilizó para conseguir datos sobre las fuerzas prusianas. Seguro de su actividad de espía a favor del enemigo, Ladoux posteriormente decidió mantenerla secretamente vigilada. En 1916, se enamoró de Vadim Maslov, un joven oficial ruso de 23 años que estaba al servicio de Francia, y que fue gravemente herido en el frente francés perdiendo el ojo izquierdo.

Ella acudió al buró de las autoridades francesas dirigido por el capitán Ladoux para conseguir un visado especial para el tránsito por el territorio en guerra, que era necesario para visitar a su amante en el hospital de campaña donde se encontraba. Durante su estancia en el frente, fue abordada por los alemanes que le ofrecieron dinero a cambio de que revelase los secretos que conocía de los franceces, ella aceptó pero solo dio información trivial. Fue sometida a juicio en Francia el 24 de julio de 1917, durante el cual afloraron muchas de las mentiras y engaños que había contado sobre su vida, lo cual fue empleado para desacreditarla. Frase atribuida a Mata Hari durante el juicio. De hecho, una asociación de su ciudad natal solicitó al Ministerio de Justicia francés una revisión póstuma del caso, pero esta petición no fue atendida. Fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento en la fortaleza de Vincennes al amanecer del 15 de octubre de 1917.